Historias con Panoramix


Buenos días, buenos post, un día mas, intentando contaros alguna cosa más o menos divertida, aunque es evidente que ha algunos os puede parecer buenísima y a otros una autentica porquería, pero lo que está claro es que cada uno tiene su propia opinión y sus propios gustos.

A mi me gusta que aprieten en los masajes...pero sin pasarse

Y como dice el dicho, sobre gustos los colores, así por ejemplo en temas de comida, mis gustos son muy definidos, soy 100% carnívoro,  me gusta la carne, la pasta, y casi nunca me veréis comer pescado, tengo amigos, que me dicen come hamburguesa de tofu, leche de arroz…pero va a ser que no me convencen, es con uno de estos amigos, con José, al que llamamos cariñosamente PANORAMIX,con el  que tengo unas cuantas anécdotas divertidas, él fue quien me introdujo en el mundo del quiromasaje, y nos hacíamos mutuamente las diferentes técnicas de quiromasaje, de tuina (masaje chino) que por cierto es un pelín heavy y doloroso, también nos aplicábamos técnicas como el CIRYAX y vaya en líneas generales servíamos el uno al otro de campo de pruebas de las nuevas técnicas que íbamos aprendiendo, con la ligera salvedad, que si bien José podía apretar lo que le diera la gana o casi, cuando me tocaba a mi me empezaba, Jordi ojo que llevo 2 clavos en la espalda, no te pases que tengo el tobillo tocado, cuidado que tengo un …. Vaya que siempre tenía la excusa para que no me pasara haciéndole el masajes, a mi como que apretara me iba bien, porque así relajaba mi maltrecha musculatura pues bueno dejaba que se pasara un pelín mas con las diferentes técnicas.

Con lo que yo si no podía practicar era con las técnicas de medicina china, José es doctor en medicina tradicional china y yo no, y cuando aprende alguna técnica nueva para mejorar las lesiones de tobillo, pues yo soy el perfecto conejillo de indias, recuerdo una vez, la primera que uso conmigo el martillo de 7 púas, un martillito, con siete pinchitos, que los 2 primeros golpes se aguantan, pero 5 min con el jodido martillito….eran matadores, la imagen es ver a José, dando golpecitos suaves con el martillo, y yo con la otra pierna intentando apartarlo y casi dándole patadas por que el dolor se me hacia insoportable, es lo que tiene tener unos tobillos de cristal de murano, pese a que mi umbral de dolor es alto, en los tobillos es ínfimo, y lo paso fatal.

Bien como decía con José hacíamos practicas, y también habíamos hecho 2 o 3 cursos de Medicina deportiva y ciencias del deporte, la verdad muy chulos y divertidos, así en uno de los cursos, hechos en el INEF de Barcelona, hicimos un taller estupendo de vendaje funcional, tapping,  bien yo Salí de voluntario para que el gran Toni Bove me hiciera diferentes tapes, le pedí que si iba a hacer el de tobillo, ya me lo dejara puesto, que al salir de allí me iba directo a jugar un partido ( que si ganábamos nos proclamaba matemáticamente campeones de liga) y fue curioso, porque me hizo un tape de colores, que fue la ostia, pero claro, solo me hizo un tobillo, ya que no había tiempo para hacer los diferentes tapes, cuando T.Bove acabo, hacíamos unas prácticas, la casa de los tapes regalo todo un montonazo de tapes diferentes, y los ratas del cursillo, nos quisieron dar solo un rollito de tape para hacer un tape de práctica, José y yo, vimos la de cajas que se querían quedar for the face, así que dijimos…NI DE COÑA, así entre clase y clase, salimos, nos fuimos a las cajas, y empezamos a llenar los bolsillos la mochila…y nos llevamos unos cuantos, yo iba con mi chaqueta en los brazos, como si fuera una bolsa, y pasamos frente al segurata que había por allí, y noto que tal como paso, se me cae por una de las mangas de la chaqueta se me cae un bote de un liquido para sacar los tapes, el segurata mirando, José que recoge el bote, 3 pasos, por la otra manga, se me cae un rollo de tape, 3 pasos más y se me cae otro rollo de tape, y José detrás mío recogiendo todo lo que se me iba cayendo y yo cada vez andando más rápido y perdiendo más productos por el camino, con José detrás diciéndome, tira tira que ya lo recojo yo, no pares… el segurata nos miro muy muy raro…pero no nos paro, y sacamos una caja de productos para cada uno, a José le duro varios meses en su consulta, y a mi años ya que no los usaba más que de uvas a peras.

Aparato Compex

Recuerdo que en esa época nos hicieron una demostración de un aparato novedoso por aquel entonces, el COMPEX, que no mangamos porque valía 100.000 de las antiguas pesetas ( 600 euro) y nos dio miedo…pero si le hubiéramos echado mano, tampoco se habrían dado cuenta, pero vaya como chorizos tenemos poco futuro, eso sí..Cuando José y yo lo recordamos, nos pegamos una partida de caja de las históricas, recordando esa y algunas historias más que ya os contaré, por hoy con esto y un bizcocho hay suficiente.

Por cierto si alguien necesita un excelente terapeuta que no dude en pedirme su numero, no es por nada, pero es un puto crack

Anuncios

Un comentario sobre “Historias con Panoramix

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: