Desclasificando cosas de clase


Buenos días, aquí estamos otra vez, intentando contar cositas, más o menos divertidas, aventuras y aventurillas varias, pero intentaremos seguir contando más y más cosas interesantes o divertidas.

Lo cierto es que no tengo claro de qué hablar, hoy durante el día, he tenido varios flashes, podrías hablar de esto, de aquello..pero se me ha olvidado, vaya se me han olvidado los divertidísimos temas que mi mente maquiavélica había recordado, es lo que tiene no poder escribir en cualquier punto, ni cuando a uno le llega la inspiración.

Hoy por eso, lo que estoy es un pelín cabreadillo, porque el imagenio vuelve a hacer el capullo, se ve…digo se ve, por ser generoso, pixelado al máximo, y la ultima vez ya nos dijeron que era un problema del interior de nuestra casa, así que a priori nos tocaría pagar la reparación a nosotros y no a los de timofonica.

Pero vaya, mejor no pensar en ello, igual mañana se ve bien, yo seguiré probando cositas y si no, no sé qué haremos, o arreglarlo…o deshacernos de imagenio, opción que nos ahorraría unos dineritos cosa que siempre va bien, pero bueno, como digo, mejor no pensar en ello ahora mismo.

El otro día, fui a ver a mi tía, que es monja, al colegio donde da clases, colegio por otra parte, conozco más que bien, ya que pase 4 años allí, y lo cierto es que cuando voy, es un continuo recordar cosas y momentos, desde el atontado de profesor de historia, que creo que ahora es el director del colegio, a grandes profesores que tuve allí, como el profe de matemáticas, que una vez, llegamos a clase, primera hora, y…no había luz, había saltado y nada, que no venia…total que cogimos y nos fuimos todos al bar, a desayunar un poquito que a esas horas se agradecía, la verdad es que cerca del colegio, teníamos el ateneu, un punto donde hacer campana, o como dicen por Madrid, pellas, recuerdo una vez, que unos cuantos, decidimos no ir a una anodina clase de lengua o algo por el estilo, total, que nos fuimos al ateneu, Mónica, ramón, marta, las evas, unos cuantos más…y por supuesto, yo, total, nos sentamos pedimos algo y nos dispusimos a disfrutar de nuestra horita de robada libertad, en eso, que un servidor, y creo que Mónica, nos fuimos a aliviar nuestras vejigas urinarias, vaya que nos fuimos a mear…o hacer mayores, ya no lo recuerdo…lo curioso…fue que al salir, vemos que la mesa…con tropecientas sillas…estaba vacía, ni carteras, ni mochilas, ni nada de nada…y sobretodo, ni Cristo de la clase por allí, me miro a Mónica y nos quedamos con cara de …que coño pasa aquí???

Y que paso, muy simple, la hermana Gracia, que era la tutora, al ver que en la clase, faltábamos todos y mas…se dedico a buscarnos, y obviamente…nos encontró, la chica del ateneu nos dijo, que había venido una monja, y que había sacado a todos de allí y los había enviado para clase más que rápidamente…así que nos quedamos solo un par haciendo campana.

En el cole, vaya en bachillerato, digamos que no era el mejor alumno del mundo, era habitual en el tema expulsión de clase, una vez, la profe de física, cabreada como una mona, porque estábamos montando un Cristo todos en la clase, había echado ya como a 10 de clase y entonces cogió y soltó una frase lapidaria:

  • El que no quiera estar en clase, ya se puede ir

Un servidor, que estaba haciendo oposiciones avanzadas a ser echado al pasillo, pero sin conseguirlo, cogió, cerró su libro de física, la guardo, y le dije a la profe:

  • Fins despres Josefina // Hasta luego Josefina ( así se llamaba la profe de física)

Y cogí y me fui de clase tan campante, no fuera caso que se me fuera a arrepentir, y me tocara aguantar una clase de física, que en esos momentos era lo peor del mundo, pese a estas cosas, o como cuando me negué y gane un 0 en castellano por negarme a leer un texto, pese a mis salidas de tono, caía bien al 90% de profesores, vaya solo le caía gordo al de historia y geografía, con el que tuve mis mas y mis menos, era un odio mutuo, por suerte, me lo quite de encima, ya que yo fui por ciencias puras, y me olvide de un profesor, que al principio todos decían que era muy colega, y yo les dije, nenes, que os equivocáis, que es más falso que un político en campaña…y ciertamente, al acabar el bachillerato…todos me daban la razón ante el sujeto en cuestión, pero eso es otro tema.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: