Viajes sorpresa…son una gozada


Mi mujer, tiene una muy buena costumbre, y que no es otra que sorprenderme de tanto en tanto con algún viajecito a algún sitio de esos que siempre digo, como me gustaría visitar…X

Paris,Londres, Amsterdam, Berlin, Roma...y muchas otras ciudades ya visitadas pero aun muchas por visitar
Paris,Londres, Amsterdam, Berlin, Roma…y muchas otras ciudades ya visitadas pero aun muchas por visitar

Bien estas sorpresas mas que agradables, también se las he dado yo alguna vez, yo por ejemplo la lleve a Venecia, en un viaje relámpago por nuestro aniversario, un viaje,  que ya tuvo post, tanto en el blog de viajes, como en este, mas que nada porque sufrimos un retraso mas que considerable en la vuelta desde la preciosa ciudad de los canales, de salir en teoría a las 23:55 del domingo, pasamos a volver a las 4:55 , 5 horas de retraso y toda una

La gran manzana
La gran manzana

historia que ya conté en su día.

Mar por su parte me ha dado un par de surprises, una hace poco, en que me llevo a Praga, que era una de esas ciudades que quería conocer, si o si, y en la que me deje las piernas por sus calles, sobretodo porque el suelo esta adoquinado, y dejémoslo en que se llega incluso a hacer durillo caminar por sus calles y la primera gran sorpresa fue un viaje en que Mar me llevo a la Gran Manzana, a New York, y en que no pasamos una semana entera en Manhattan.

Y de este viaje os voy a hablar un poco, fue curioso y divertido, pasamos algo de frío, ya que fuimos en noviembre y era para celebrar mi 30 cumpleaños que iba a ser el 11 de enero siguiente, fue un regalo adelantado.

Así que nos fuimos para allí, ya en la ida, cuando el avión cerro las luces, y como no Mar ya estaba en el séptimo cielo, tuvimos un sustito, se oía a todo el mundo hablar, y de golpe pegamos 3 saltos dentro del avión, tres saltos…saltos, nada de bachecito aéreo, tres buenos brincos, se callo todo el mundo y solo se oía el click clack de los cinturones de seguridad cerrándose y l bling del aviso que nos atáramos.

pragaUna vez en NY, paseamos, paseamos…y paseamos, nos pasamos el día arriba y abajo, abajo y arriba, un no parar…en el que nos dejamos el puente de Brooklyn por visitar, pero pateamos, pateamos y pateamos, y practicamos el deporte favorito de Mar, en el que ella es toda una crack, el arte del regateo, fue llegar a Chinatown y buscar bolsos, relojes y demás copias, incluso yo, que por aquel entonces tenia un ingles nulo, regatee con un chaval negro por un TROLEX, el me pidió 200$ y acabe pagando uno 45$ y sacando un TROLEX para mi padre.

Mar mientras se compro algunos bolsos, y fue curioso, porque depende como, las tiendas tienen como un doble fondo, en medio hay una persiana, y si viene la poli, te echan literalmente a empujones de la trastienda y chapan la puerta….se va la poli…vuelven a abrir, un consejo, no vayáis a Chinatown por la tarde, porque como ya han vendido cosas por la mañana son mas duros con el regateo, por la mañana, porque fuimos un par de días, se consguien mucho mejores precios, almenos así era hace 10 años cuando nosotros fuimos.

Recuerdo pasear por la pequeña Litllel Italy y comprar en una tienda, unas olivas rellenas de parmesano que quitaban el hipo, eso si pagadas a precio de oro, pero..ricas, muy muy ricas.

Leo Harlem y viajar…combinación de risas aseguradas

Sin duda fue un viaje especial, que la verdad tengo ganas de repetir, NY me encanto, y por mala suerte, no conseguí ver ningún partido de la NBA, algo que solucione en Toronto años después, pero en NY me quede con las ganas de ver a los Knicks o a los NETS…sin duda ya es mala suerte que en una semana no jugaran ninguno de los dos en casa.

Siempre hay que estar preparado para salir disparado de viaje
Siempre hay que estar preparado para salir disparado de viaje

Durante el viaje, fuimos un par de veces al teatro, y mi intención era uno o dos días, salir de fiesta por la gran manzana, es mas, era la intención de los dos, queríamos conocer la noche neoyorquina, pero…la verdad, no salimos ni una sola noche, la razón, muy simple, estábamos agotados, era llegar, y mientras uno se duchaba, el otro se sentaba en la cama…y era lo mas normal, que mientras uno esperaba que el otro se duchara….caía redondo por el cansancio, pero es que salíamos a las 9 de la mañana del hotel…y volvíamos a las 10 o las 11 de la noche…y todo a pata, o casi todo.

Pero lo único cierto es que es una ciudad que si podéis visitar NY hacedlo, no lo dudéis ni por un segundo, porque es una ciudad preciosa, tiene algo, magia, es especial, y como he dicho muchas veces, si no estuviera a 8 horas largas de avión….hubiera ido ya 8 o 9 veces…que es lo que me pasa con Londres, que también me encanta y que ya he ido 8 o 9 veces.

Además….desde el JFK…pillamos una limusina entre unos cuantos, y fue una forma ya original de empezar el viaje, y si encima, todo es de sorpresa, mejor que mejor, solo hay que subirse al avión, disfrutar del viaje….y de la sorpresa

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: