recuerdos mientras hago de okupa en la mesa de mis padres


Tras cuatro días de puente, llegue el lunes, y me fui de okupa a casa de mis padres, vaya que fuimos a comer for the face que se dice, y a practicar el deporte nacional que practicamos todos los hij@s cuando vamos a casa de nuestros padres, que no es otro que el robo de tuppers llenos de comida.

Fuimos de okupas a la mesa de mis padres...comida de la mama...insuperable
Fuimos de okupas a la mesa de mis padres…comida de la mama…insuperable

La verdad es que ir a casa de tus padres y no llevarte un Tupper debería ser algo como mínimo ilegal, porque donde estén esas albóndigas de mama, esa ensaladilla rusa de la suegra…o lo que sea.

Pero vaya que me voy de historia, una vez comidos en casa  de mis padres, hicimos un poquito de sobremesa, y disfrutamos de las ocurrencias de la tupperpeque, y de ver a mis padres que se les cae la baba con la niña, y mientras ella jugaba, y sin saber porque razón exacta, empezamos a recordar anécdotas de Cistella (para mi el mejor pueblo del mundo).

Mi madre empezó, recordando una vez, que se coló un ratoncillo de campo, en nuestro comedor, y ya veis a mi santa madre, pegando berrido como una loca y señalando al suelo, indicándole a mi padre donde se encontraba esa bestia terrible y asesina…un ratoncillo que cabía en la palma de la mano, la verdad es curioso porque mi madre no tiene miedo a los bichos, pero ve ya no una rata, un ratoncillo y entra en estado de pánico total y absoluto, y la verdad en Cistella, en pleno campo, en una casa con mas años que Jordi Hurtado (como Leia un día, he visto 3 papas, varios presidentes de USA, a Felipe González, Aznar, ZP, Rajoy…y un solo presentador de Saber y Ganar) pues como que es fácil que se cuele algún que otro bicho.

Y se han colado bichos curiosos, un par de veces encontramos, por desgracia muertos, un búho, que se había colado por la chimenea y después no

hurtadosabia salir, y una vez, entramos en casa, todo a oscuras, abrimos la luz y oímos  un sonido, un Buuuuuh , buuuuh, y nos encontramos con un pedazo lechuza en medio del comedor…allí cómodamente puesta, con la cabeza medio girada, mirándonos con cara de…y vosotros que hacéis aquí, por suerte pudimos cogerla y devolverle la libertad perdida y no murió de hambre y sed como las otras…bueno las otras igual fue de sed, porque seguro que algún ratoncillo debieron pillar las otras dos, pero tras muchos meses sin ir al pueblo al final se les debía acabar lo que comer a los pobres bichos.

Recordamos también una anécdota, pajaril, de mi primo Naro, que fue al patio exterior, abrió la luz, y le salio un pájaro, un gorrión debía ser, total, que el, urbanita total, entro en el comedor asustado…y detrás suyo…el gorrión, aun mas asustado…imaginaos, teníamos una mesa redonda en el centro del comedor, con su lámpara…y mi primo corriendo alrededor de la mesa…y el pájaro detrás suyo, y el resto de la familia….partiéndonos la caja, diciéndole Narooooo para de correr, y el que no que me persigue un pájaro, sin duda fue una de divertida, ya que montamos un follón de tres pares de cojones.

La verdad, mis dos primos mayores, Naro y Xavi, las liaban de tanto en tanto gordas, una vez, mi madre casi los mata, estaban en el pueblo, haciendo el gamba, y no se porque decidieron darse una vuelta por el campo, y decidieron cortar camino cruzando un campo recién abonado…Xavi se dio cuenta…y no metió la pata, pero Naro, se puso las botas de mierda hasta arriba…y llegaron a casa y mi madre cabreada como una mona porque se había llenado literalmente de mierda.

mi primo se puso de mierda hasta las orejas
mi primo se puso de mierda hasta las orejas

Ese día, menos Naro y mi madre, los demás nos reímos muchísimo, y con el tiempo, ellos también se ríen al recordarlo, pero la cara de mi primo con los pies metidos dentro del campo recién abonado no tiene precio.

Otras veces el que la liaba era yo, una vez mi l’avi “Antoniu” me hizo una, llegue de jugar, y en la calle hacia frío, le pedí un vaso de agua…y me la dio caliente porque fuera hacia mucho frío, casi vomito al probarla, o la vez que  decidimos grabarlo mientras hablaba y después le pusimos la grabación, y decía este no soy yo, total que nos fuimos y dejamos la grabadora en lo alto de una estantería, y nos lo encontramos subido a una silla, escuchando la cinta y diciendo..que no, que no, que no soy yo, que el de la cinta dice lo mismo que yo…pero no soy yo, sin duda l’avi “Antoniu” era todo un crack y un cachondo, que lastima que se fuera tan pronto, porque seguro que tendría miles de anécdotas mas que contaros de él.

Yo queria agua fria...mi abuelo me la puso caliente
Yo queria agua fria…mi abuelo me la puso caliente

En fin, poca cosa mas, hoy martes he vuelto a currar, y he acabado cansado, encima tengo que llevar el coche al mecánico otra vez, que ahora se ha escacharrado el cierre centralizado del coche…..veremos que me dicen…pero si cuesta mucho..se quedara sin arreglar, almenos de momento.

Anuncios

2 comentarios sobre “recuerdos mientras hago de okupa en la mesa de mis padres

Agrega el tuyo

  1. Menos mal.que tu madre se libero ya de vosotros…sera una felicidad dar los tuppers con tal de no perturbar su paz .jaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: