historias de mi…de mi pueblo…


Bueno, pues para variar no se de que narices escribir, es mas…no se si tengo unas ganas terribles de contar algo…bueno si, porque contar cosas, contar historias, vivencias es algo que me gusta, pero la verdad, no se que contaros, quizá algo de cuando era pequeño¿?.

No se como la vez, que estábamos tres del pueblo, de Cistella, para mi el pueblo mas maravilloso del mundo, y nos subimos a las tantas de la

El "paseig y la iglesia de Cistella, mi pueblo, y una premonición de mi pasion, Cistella es canasta en catalán...
El “paseig y la iglesia de Cistella, mi pueblo, y una premonición de mi pasion, Cistella es canasta en catalán…

noche, al edificio que estaban construyendo, y nos subimos arriba del todo, y decidimos, vete tu a saber porque…que íbamos a ser los que hicieran algo en lo mas alto del pueblo, y no se nos ocurrió otra cosa, que ponernos cerca de la cornisa….y ponernos a mear desde lo alto, no os podéis imaginar el placer inmenso de mear…y oír el chorrito caer desde 4 o 5 pisos de altura…si no recuerdo mal…mi amiga Susana..se partía la caja, y el resto ahí estábamos, meando desde lo mas alto, encima como daba a una plaza cerrada, era de noche…aquello era ruidoso, ruidoso, pero vaya…salimos pitando, no fuera caso que nos pillara algún adulto.

Lo cierto es que antes de que construyeran el nuevo bar y el ayuntamiento allí, había una casa en ruinas, en que nos colábamos para jugar, y buscar ves tu a saber que tesoros, todos los crios del pueblo lo hacíamos, todos es todos, y la verdad…aquélla casa era un peligro, con techos hundidos, paredes medio derruidas, y cascotes por todos lados…pero nos lo pasábamos teta.

La verdad es que en Cistella nos lo pasábamos bien, y recuerdo por ejemplo el día que

Una vista mas o menos aerea de Cistella
Una vista mas o menos aerea de Cistella

aprendí a ir en bici, yo usaba una de esas de ruedecillas pequeñas al lateral, y no había manera de mantener el equilibrio en una jodida bici normal, Susana, tenia una bici roja, y ella ya no usaba ruedecillas, y durante un largo tiempo, ella ya campaba a sus anchas mientras yo estaba limitado por las ruedas laterales, hasta que curiosidades de la vida, a mi me descubrieron que tenia un ojo vago, suerte que no lo es el resto del cuerpo jejee, y para curarme y recuperar visión, decidieron primero ponerme gafas y segundo taparme el ojo bueno…y pam…fue hacer eso, bueno eso, y mangarle un día la bici a Susy, y aprender a mantener el equilibrio.

Con la bici, digamos que he sido un pelin….bruto, me he cargado alguna que otra, y curiosamente, siempre que me he acojonado sobre la bici, me he acabado pegando la gran ostia, me explico, cuando he dicho, da igual todo tieso sin tocar el freno…normalmente he llegado sano y salvo al final de mi trayecto, (menos una vez que se me salio el pie del pedal y me metí un ostión de padre y muy señor mío) pero cuando me he asustado, he querido frenar…y entonces…bueno…o he salido volando por encima del manillar…o me he comido el manillar..o me lo he clavado, una vez, iba haciendo el idiota, y se me pincho la rueda delantera, me descontrole, y apreté el freno delantero, yo creo que ni me di cuenta, fue mi primera clase de vuelo sin motor…me pegue un guarrazo de padre y muy señor mío.

Alguna de estas me he pegado..eso si..sin paraguas
Alguna de estas me he pegado..eso si..sin paraguas

Pero vaya, después alguna mas he hecho, cuando íbamos en moto, yo siempre iba de paquete, y no seria la primera vez que salto en marcha, o me caigo mientras hacíamos “trial”, pero vaya, lo único cierto es que nos lo pasábamos bien, que era divertido y que pese a que mas de un día y de dos, nos jugábamos el físico, metiéndonos en sitios medio en ruinas, o con actitudes ligeramente locas…nunca nos paso nada grave, eso si, raspaduras, arañazos, golpes, todos los que queráis y mas…pero de ahí no paso nunca la cosa.

En fin no sabia que contar, y os he contado que un día, fui el tío que meo mas alto de mi pueblo, quizás no sea la mejor historia del mundo, pero…para mi, para nosotros, ese día, fue glorioso…y la verdad, ahora con 40….pagaría por subirme al jodido edificio…y echar una meadita desde todo lo alto.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “historias de mi…de mi pueblo…

Agrega el tuyo

  1. Jolin Jordi, como me acuerdo de esos dias de verano en Cistella. Ojala volvieramos a ser niños y volver a viviirlos. Nuestras excursiones en bici y más bici…. siempre con bicicletas de segunda mano…no como ahora q queremos la nueva para nuestros hijos, nuestros dias de playa interminables rojos como gambas y nos volvian a llevar al dia siguiente, noches jugando al escondite en el pueblo, esos botacas de cena corriendo por las calles, peligros inimaginables, recuerdos y más recuerdos… recuerdo la noche q dices allí subidos en ese edificio q tardaron años en reconstruir y todos viendo las estrellas allí arriba y algunos meando … jajajaja…. q noches aquellas….
    Nos olvidaremos de cosas pero nuestros veranos de infancia en Cistella son imposibles de olvidar… un peto ben fort!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: