Mas historias de mi pueblo: Cistella


Mi pueblo, pero que bonito es mi pueblo, eso si, es pequeñito, porque Cistella, es pequeño, pero ese es parte de su encantó, Ser pequeño, no estar masificado, la verdad recuerdo como si fuera ayer, que salía a jugar a la calle, y me iba por el pueblo, sin miedo alguno, básicamente, porque casi no pasaban coches, algún tractor, dos veces al día las ovejas, pero pocos coches, es mas, cuando yo era pequeño, por no estar, ni las calles estaban asfaltadas.cistella web 2

La verdad, hay tantas cosas que recuerdo de mi pueblo, el olor de la chimenea, el aroma de las barbacoas, de las alcachofas que hacia mi padre, el sentarse enfrente de las brasas, y hacernos unas tostadas, que luego devorábamos con una voracidad canina, el sonido de ese viento tan característico del Empordá como es la tramontana, un ulular que puede sonar durante días, un ulular que puede llegar a ser para volverte algo loco, pero que hace especial todo.

Recuerdo, porque me lo contaron, cuando de muy pequeño, subí las tres plantas de la casa, a gatas, y me quede sentado en la ultima, esperando a que mis padres vinieran a buscarme, al cabo de un rato, y que cuando me encontraron, desesperadillos, me vieron con cara como diciendo…va, venga, que llevo un buen rato esperándoos, que habéis tardado un huevo en encontrarme.

La verdad, de Cistella, todos mis recuerdos, son no buenos, son excelentes, y lo cierto, es que llevo ya mucho tiempo sin ir, sin volver, aunque hay una parte de mi, que creo que nunca se ha ido, que siempre esta, que siempre ha estado, que siempre estará, porque allí me pase muchos veranos, muchos fines de semana, muchas semanas santas, muchas fiestas.

Y eso que la casa, no tenia precisamente comodidades, ya que no había baño, ni ducha, el baño era de los que tenían que venir a vaciar cada esquís tiempo, un pozo negro vaya, y la ducha, al intemperie, y co agua fría, pero cuando digo fría…no es fría, es lo siguiente, que en verano, a aiguapleno sol, el primero en ducharse en el patio, aun tenia algo de agua caliente, porque el agua de la tubería estaba calentita y aun, pero el segundo….agua del pozo…que parecía salida del puro deshielo…pero…eso lo hacia especial.

Recuerdo, el ir cada mañana, a Vilanant, a por pan, un pan exquisito, con el que nos hacíamos el bocata, o los bocatas, para irnos a la playa, donde nos pasábamos horas y horas, y las veces en que yo, conseguía quedarme en el pueblo, con mis amigos, o simplemente en casa, viendo la tele, porque todo sea dicho, a la hora del sol, no se podía salir, y dentro de casa, una casa vieja, se estaba fresco, fresco, y yo aprovechaba, para verla tele, o leer un libro, cogia, me iba a comprar un helado, una coca cola bien fría, y si no me liaba nadie por el camino, cosa fácil, volvía a casa  y me ponía a leer o ver la tele.

Pero era habitual, estar en casa, y oír, desde la calle, gritos de JORDIIIIIIIIIIIIIIII….VEEEEEEEEENS A JUGAAAAAAAAAAAAAR Jordi vienes a jugar…a los que evidentemente no podía resistirme, y salía raudo, o simplemente me llamaban y yo les decía oye que están haciendo tal cosa en la tele, y subían ellos a casa a verlo y cuando acababa…a jugar.

Recuerdo con cariño, cuando mis padres, organizaban, para los crios del pueblo, fiestas de disfraces, en que todos los crios del pueblo venían, eran todo un acontecimiento, incluso el pregonero del pueblo las anunciaba con su altavoz y su: ES FAAAAAAAAAAAAA SAPIGUEEEEEEEEEEEEEEEER QUEEEEEEEEEEEE DEEEEEEEEEEEEEEEMAAAAAAAAAAA HIIIIIIII HAURAAAAAAAAAA UNAAA FEEEEEEESTAAAAAAA DEEEEEEEEEEEEE DISFREEEEEEEEEEESSSAAAAAAAAAAAAAAAAS AAAAAAAAA CAAAAAAAAAAAAAAAN CAAAAAAAAAAANTEEEEEEEEENYS….TOOOOOOTS EEEELS NEEENS DEL POBLEEEEEEEEEE ESTAAAAAAAAAN CONVIDAAAAAAAAAAATS (Se hace saber que mañana habrá una fiesta de disfraces en can canteñs (así se conocía mi casa), todos los niños del pueblo están invitados)

se haceeeeeeeeeeee sabeeeeeeeeeeeeeer...
se haceeeeeeeeeeee sabeeeeeeeeeeeeeer…

La verdad, eran buenos tiempos, eran grandes tiempos, incluso disfrazábamos al perro, bueno la vecina de enfrente disfrazo al perro de bebe, y el tío no se movió en todo el rato, fue brutal, y nosotros nos lo pasábamos genial, y mis padres …también, luego mi padre, y el tío Genaro (en paz descanse) me emborracharon a la tía Alfonsa con un chocolate desecho cargadito de Ron, pero eso ya son otras historias, también divertidas , pero que hoy ya no os voy a contar, pero que si os digo, que son historias de Cistella, que para mi, son las historias del mejor pueblo del mundo.

 

Anuncios

2 comentarios sobre “Mas historias de mi pueblo: Cistella

Agrega el tuyo

  1. Buena historia, la verdad es que yo viví algo parecido salvando las distancias claro cuando iba a Lekeitio en Vizcaya hace unos años. Lamentablemente los amigos que tenía dejaron de ir al pueblo y aunque yo voy todos los veranos, ya no es lo mismo. Eso si el buen ambiente esta garantizado todos los veranos con la cantidad de jóvenes que hay.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: