Ilusión de una premini de 8 años, ilusión de un premini de 44


Buenos días, buenos post, volvemos al blog, un blog que la verdad tengo total y absolutamente abandonado pero es que me faltan horas al día para poder hacer más cosas.

La verdad es que hoy os voy a hablar de una cosa, de la ilusión,en este caso doble ilusión, una ilusión que me lleva por ejemplo a este pasado sábado a levantarme a las 6:45 de la mañana.

Y me levante a esa hora para llevar a mi hija Carla a jugarsu partido de baloncesto en el Papiol, donde jugábamos a las 9 de la mañana,una ilusión por verla jugar, por verla disfrutar, por verla hacer un deporte que encima a mi…me apasiona.

Carla es el primer año que juega de verdad a baloncesto, y lo cierto es que comete mas errores que aciertos, pero es lógico es su primer año y le faltan muchas “horas de vuelo”, algo que les pasa a unas cuantas de sus compañeras.

Pero lo cierto es que aunque están mas verdes que una hoja de menta la ilusión, las ganas, el empeño que le ponen hace que su mejora sea constante, unas mas rápido, otras menos, pero la mejora es más que evidente.

Para mí, ir a verla a los entrenos, ir a verla a los partidos no es ninguna “putada”, al contrario, disfruto viendo como entrenan y como juegan, y en los partidos me paso el tiempo animando y diciendo “be noies,be” o “vinga noies que podem”

La verdad es que esa ilusión que ellas tienen en la pista mela transmiten a mi y a casi todos los padres del equipo y hacemos de los partidos una preciosa fiesta, una fiesta en que un servidor y la mayoría de los padres aplaudimos tanto las canastas propias como las de las rivales porque lo que se ve en la pista es maravilloso, es pasión, es amor por el juego.

Si son flojitas todas, porque para algo son preminis denivel D, pero da igual, la pasión con que intentan jugar, la pasión con que intentan tirar a canasta hace que los partidos sean terriblemente divertidos,eso sí, se meten todas unos castañones que si fueran seniors acabarían a mamporros, pero como son preminis simplemente se levantan…y siguen jugando, básicamente porque no hay ni un solo golpe con mala intención, solo hay pasión.

Cuando Carla acaba de jugar la pasión por el básquet, en este caso la mía, continua, y lo hace haciendo locuras, locuras como que esta temporada, he decido volver a las canchas, unas canchas que hacía 6 años había abandonado.

El premini  donde juega mi hija Carla..ILUSIÓN con mayúsculas, PASIÓN con mayúsculas

Bueno para ser exactos había abandonado el jugar federado,con 38 años me retire, con 44 he vuelto a jugar, y lo hago en Argentona, que esta a unos 32 km de Barcelona, pero los lunes y los jueves vuelvo a sentir la pasión que me produce entrenar.

Si es cierto que hay días que dices, joder estoy hecho polvo y pocas ganas tengo de ir, pero una vez allí el sonido del bote del balón me cautiva, y pese a que mi físico da para lo que da, intento aportar lo que puedo al entreno.

Lo cierto es que de momento he perdido 4-5 kg ya que de 121 estoy en 116 – 117 y poco a poco voy notándome menos lento (aunque sigo sin piernas y soy incapaz de defender a alguien mínimamente rápido, y menos entre semana que voy más cansado).

Pese a eso cada vez me voy notando algo mejor, y ya he sido capaz de hacer algún partido medio decente como el de la jornada 8 en que anoté 14 puntos (lastima que soy inconstante y este pasado fin de semana me quede en un patético 0 en puntos).

Pero la verdad es que este año, mi pasión, el baloncesto, lo vivo por partida doble, por un lado viendo a mi hija disfrutar de un deporte que amo con locura, y después practicándolo yo cuando ya creía que no podría hacerlo.

Mis amigos me dicen que estoy zumbado por volver a jugar,que me acabare haciendo daño, básicamente porque saben como juego, porque saben que ese balón dividido intentare cogerlo, porque saben que me tirare por todo balón que crea puedo alcanzar, porque saben que me “pegaré” con quien haga falta, lo saben ellos y lo se yo, pero que queréis que os diga, jugar al baloncesto es mi pasión, ver jugar a mi hija, es mi pasión, como lo era ver a mi mujer jugar cuando jugaba.

Siempre he dicho una frase, el baloncesto…no se juega, se vive, y este año lo vivo por partida doble, como padre de una jugadora y de nuevo, como jugador de baloncesto, es mi vida, es mi pasión, es mi locura….y simplemente, me encanta tanto acompañar a Carla a cada entreno y partido como jugar yo a este maravilloso deporte.

Con 44 años disfruto por partida doble de mi pasión, de verjugar a Carla de jugar yo y lo cierto es que en la pista, en los entrenos yo soy como Carla y sus compañeras, todo pasión, todo ganas…la diferencia es que quizás yo sepa bastante más de baloncesto que ellas…y tenga muchísimo menos físico que ellas…pero pasión e ilusión…la misma, será que soy un premini en el cuerpo de un senior, un premini de 44 años que esta temporada vuelve a jugar federado y que disfruta como un enano…o mejor dicho…como un premini

Anuncios

2 comentarios sobre “Ilusión de una premini de 8 años, ilusión de un premini de 44

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: