Sumergirme, liberarme


Semana Santa ya ha acabado, y ha sido pasadita por agua, y en mi caso…más, ya que he podido volver a hacer algo que me apasiona…sumergirme.

El cabo de gata, nuevamente, ha sido el punto de buceo, el agua estaba fresquita, unos 14 grados ahí abajo, pero la verdad es que, al menos para mí, soportable.

Bucee dos días, el primero un buceo corto, apenas 30 min ya que me “chupe” la botella en nada y menos, y el segundo…largo, 45 min.

La verdad es que el segundo fue chulo, eso sí…me pasaron cosas de esas que solo me pasan a mí, como que la capucha me molestaba y acabe quitándome la capucha y la mascara bajo el agua, mas que nada porque por algún rebordecillo me entraba agua en la mascara y sin capucha la cosa mejoro mucho.

Otra cosa que me paso es que no iba bien lastrado…y eso que en teoría iba con 8 kg…pero al poco rato empecé a notar que mi culo…se iba hacia arriba, por suerte siempre hay solución para todo y simplemente me puse en plan recolector…cuando veía que mi flotaba hacia arriba…pillaba una piedra del fondo.

La verdad es que llegue a pillar 4 pedruscos que o bien metía en los bolsillos…o bien directamente llevaba en la mano.

Bucear es para mí, una experiencia maravillosa, y mas cuando en este ultimo buceo…vi que llegaba a la mitad del recorrido…y me quedaba un poco mas de la mitad de la botella, una botella eso si de 15 litros que estaba a algo mas de 100 bar a la mitad del recorrido, un recorrido que acabé justo con 50 bar.

Bucear es para mi una forma de liberación, de relajación…llegas, te lanzas al mar, te sumerges, y solo oyes el sonido de tus burbujas, el sonido de tu respiración, ahí abajo…hay sosiego, hay paz, ahí abajo eres un ser extraño que deambula torpemente entre los habitantes de un mundo que no es el tuyo.

Quizás eso hace la experiencia mas maravillosa, saberte un ser extraño en un mundo que no es el tuyo, saber que eres como un pequeño explorador descubriendo un mundo nuevo, un mundo en el que el bicho raro eres tú.

Bucear me encanta, es un lugar de dualidades, un lugar en el que estas solo…pero acompañado donde soy lento pero me muevo demasiado rápido, soy ágil pero a la vez torpe, un lugar donde malgasto aire y energía en movimientos innecesarios, algo que hace de mis buceos procesos a veces, cortos.

Pero lo cierto es que el simple hecho de estar ahí abajo…ingrávido, solo pero acompañado…me entusiasma, y si pudiera llevar 10 botellas de 20 litros…para estarme más rato ahí abajo…las llevaría.

La verdad es que bucear me encanta, y este verano espero poder llevarme a una de mis sobrinas (que ya tendrá 12 años) a hacer un bautizo, y ojala le guste y le apasione, que se lo pase tan bien como yo, y el próximo verano…poder llevarme a otra de mis sobrinas, y cuando carla tenga 12…hacer lo mismo y cuando las peques (las dos de 5 y la de 2) tengan 12…repetir la operación.

Pero para el verano aun falta mucho, y la verdad…tras los dos buceos de semana santa…ya vuelvo a tener mono de burbujas, si, se que soy mal buceador, que respiro mal, que consumo en exceso el aire de mi botella…pero no me importa, porque disfruto cada bar de presión que hay en ella, eso sí…los bichos del mar deben pensar…que cojones es eso grande y de color negro…que se mueve como un elefante en una cacharrería,pero para mi …sumergirme es liberarme del mundo durante un rato..y eso es una maravilla

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: